esteticas-de-bauhaus-en-productos

El diseño de productos y el proceso

El diseño de productos no es más que un proceso mediante el cual se crea de manera eficiente un nuevo producto para el consumo, la utilización humana o simplemente de carácter decorativo.

El proceso que se encuentra dentro del diseño de productos

Es un proceso mediante el cual un diseñador establece unos parámetros que lo llevaran a crear algo nuevo para ser desarrollado en masa por una empresa. Todo esto se concibe finalmente en un proceso artesanal para posteriormente iniciar su producción en masa por una empresa que desee invertir en ellos.

Todos los inventos del mundo moderno, desde los Smartphone, las computadoras y el software, hasta la ropa, el calzado, los accesorios y demás pasaron por un proceso de creación artesanal antes de ser mostrados al mundo y producidos en masa.

De modo que podemos decir con total libertad que todo lo que existe en el mundo moderno comenzó como una idea que luego fue diseñada y perfeccionada para posteriormente ser distribuida en los diferentes mercados mundiales.

En ocasiones se suele confundir el diseño de producto con el diseño industrial, pero hay una gran diferencia entre ambos.

Mientras el diseño industrial se basa únicamente en el desarrollo de bienes para su producción y distribución en masa, el diseño de producto tiene el mismo fin pero conservando detalles estéticos y considerando que dicho artículo es creado para el uso humano y por lo tanto debe ser agradable para los humanos, de lo contrario es posible que no tenga éxito y no sobreviva en los complicados mercados mundiales donde podremos encontrar muchos productos de un mismo tipo pero con notables diferencias en el diseño.

La estética del diseño y el Bauhaus

En la historia ha habido desarrolladores de producto que han entendido muy bien lo importante que es mantener la estética del diseño dentro de un producto, pudiendo mencionar al más importante que es sin dudas el Bauhaus.

El Bauhaus fue una escuela de artesanía arte y diseño en el cual se le dio un toque diferente a la manera en la que se producían cosas tan simples y sencillas como un juego de cucharas, vasos o hasta platos.

En una época en donde Europa estaba sumida en serios problemas que posteriormente terminarían con la explosión de la Segunda Guerra Mundial, un mundo en el que se consideraba más importante la cantidad que la calidad, esta prestigiosa escuela se tomó el tiempo para pensar darle belleza a las cosas de uso humano.

Comenzaron haciendo cambios mínimos basados en los conceptos de arte abstracto conseguidos por el artista holandés Piet Mondrian, en el que agregaban algunas líneas de relieve en la superficie de los vasos y con ese sencillo detalle se conseguía darle mucha más armonía y era mucho más agradable para las personas tomar agua en un vaso del Bauhaus que en uno de esos planos y simples vasos de aluminio.

Esa es la esencia del diseño de producto, es simplemente hacer que algo que ya existe se vea diferente y que cree una sensación única utilizarlo a diferencia de los demás productos de su tipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *